WikiLeaks: Pasado, presente y un futuro en manos de EEUU| Sexta Columna 22/11/2012

Hace más de dos años, el portal WikiLeaks comenzó a aparecer de forma irregular en telediarios y periódicos. Unida a la organización, se encuentra la figura de Julian Assange, su fundador, que resulta casi tan enigmática como la del portal en sí. Pero a la hora de la verdad, ¿sabes que es WikiLeaks? En su web se define como una organización  sin fines de lucro con el objetivo de ofrecer información al público. ¿Dónde reside entonces la particularidad de su importancia? El nombre del portal es ya revelador  en cuanto al contenido: una de las acepciones de “leak” significa “revelación de un secreto” y es sobre todo utilizado para documentos oficiales. Y a eso se dedica fundamentalmente WikiLeaks: a destapar documentos secretos. La información publicada por WikiLeaks surge por donaciones anónimas. Se comprueba la veracidad del documento, se protege la fuente.. y se publica. Hasta su fundación, conocer el contenido de dichos documentos era impensable. Desde hace seis años, ningún secreto está lejos de su alcance.

El primer documento que apareció en WikiLeaks fue la decisión de asesinar a funcionarios del gobierno somalí firmada por el jeque islamista Hassan Dahir Aweys. En sus primeros meses, WikiLeaks publicó también el informe “The Cry of Blood” escrito por la Comisión de los Derechos Humanos de Kenya, en el que se denunciaban asesinatos extrajudiciales por parte de la policía del país africano. Dos de los investigadores en Derechos Humanos que participaron en la redacción de dicho informe fueron asesinados meses después. Julian Assange y WikiLeaks recibieron un premio de Amnistía Internacional de Reino Unido por la divulgación de dicho informe.

Hasta 2010, WikiLeaks había sacado a la luz información sobre censura en la red, crímenes ecológicos, corrupción, violaciones de los Derechos Humanos y un largo etcétera. Cada publicación de WikiLeaks ponía en jaque a políticos y gobiernos, ningún secreto estaba lejos del alcance de Assange… ni siquiera los de Estados Unidos.

A pesar de que EEUU ya había aparecido en varios de los informes de Assange, éstos eran de poca repercusión comparados con lo que apareció publicado en 2010. El 12 de abril, WikiLeaks hizo público el polémico vídeo “Baghdad Airstrike”(*), una grabación tomada desde uno de los dos helicópteros Apache del ejército estadounidense que el día 12 de julio de 2007 abatieron a 12  personas en Baghdad, entre ellas dos corresponsales de guerra de Reuters, Saeed Chmagh y  Namir Noor-Eldeen. La versión oficial fue que fueron víctimas del fuego amigo en un ataque dirigido contra iraquíes armados. Reuters ya había solicitado ese video a Estados Unidos para aclarar la muerte de sus corresponsales pero la posición del gobierno norteamericano fue la de mantener ese video y todos los documentos relativos al ataque en secreto, incluídas las grabaciones de los dos cámaras asesinados.

El vídeo muestra cómo en un primer ataque se dispara contra el grupo de personas en el que se encuentran ambos periodistas y 8 personas mueren al instante, entre ellos Noor-Eldeen. Una furgoneta llega y de ella se bajan dos personas a ayudar a Chmagh, gravemente herido. El segundo helicóptero abre fuego contra la furgoneta y los dos iraquíes que trataban de ayudar a Chmagh. El resultado, 4 muertos más y un niño que iba en la furgoneta herido (su padre fue la 4ª víctima).

Cuando EE.UU. aún se estaba recuperando del golpe mediático que supuso la publicación del vídeo, WikiLeaks publicó 92.000 archivos bajo el título de “Diarios de Guerra de Afganistán”, 15.000 siguen a la espera de eliminar datos que puedan poner en peligro las fuentes y un archivo de 1,4GB fue añadido pero no publicado, como advertencia de toda la información que WikiLeaks podría revelar si son atacados o si Assange sufre algún daño. El contenido de los Diarios de Guerra de Afganistán fue completado en Octubre con los Diarios de Guerra de Irak. Todos estos documentos mostraron técnicas contrarias a los derechos humanos ( torturas de prisioneros, asesinato de civiles…) por parte del ejército estadounidense en ambos conflictos.

Pero WikiLeaks no se detuvo ahí. A principios de Noviembre, Assange se reunió con varios medios internacionales (entre ellos el diario español “El País“) para pedir su colaboración en la próxima publicación que WikiLeaks se traía entre manos: más de 25.0000 cables diplomáticos entre el Departamento de Estado de EEUU y sus embajadas repartidas por el resto del mundo. WikiLeaks con la ayuda de los medios de comunicación fue eliminando contenido de los cables que pudieran poner en riesgo la vida de personas mencionadas en ellos. El 26 de Noviembre los diarios que estaban a punto de publicar el “Cablegate” se pusieron en contacto con el Departamento de Estado de EEUU para pedirles su colaboración en la eliminación de datos personales, oferta que en la mayoría de los cables fue rechazada. Dos días después, WikiLeaks en colaboración con varios medios de todo el mundo hizo públicos los primeros 220 de más de 250000 cables diplomáticos en total, la mayor filtración de documentos confidenciales de la historia.

Estos cables mostraban las intenciones de EEUU en el control de varios países y la opinión que se tenía en Washington de algunos líderes mundiales. El cable más polémico en relación a España fue el que reveló presiones de EEUU sobre el Gobierno del PSOE para entorpecer las investigaciones sobre la muerte del cámara de Telecinco José Couso (**), víctima de un ataque injustificado estadounidense a un hotel lleno de periodistas durante la Guerra de Irak. Otro de los cables en relación a España, mostraba la influencia que tuvo EEUU en la redacción de la Ley Sinde (como ya comenté en su día en “No más S.O.P.A. boba“)

EEUU decidió actuar. Tras la detención en Junio del soldado Bradley Manning (del que pronto informaré en una entrada solo para él) como acusado de las filtraciones, EEUU comenzó a hostigar WikiLeaks. Los días antes de la publicación del Cablegate, WikiLeaks recibió varios ataques de denegación del servicio DDoS (un virus se extiende en varios ordenadores que envían miles de peticiones a una página en concreto. La página se ve colapsada ante tanta petición y permanece inaccesible). Para esquivar esos ataques, WikiLeaks se mudó el 30 de Noviembre a un dominio de Amazon en el que permaneció desde la publicación del Cablegate… hasta que Amazon les expulsara de sus servidores al día siguiente tras haber recibido presiones por parte del senador Joe Lieberman. Se mudó el servidor a la empresa EveryDNS que ofrece alojamiento gratis, pero el 2 de Diciembre les denegó el servicio por miedo a que los ataques DDoS perjudicaran su estructura. Finalmente el Partido Pirata Suizo les ofreció dos servidores.

La guerra contra WikiLeaks había comenzado. Al bloqueo de Amazon, se sumaron pronto PayPal, Visa y Mastercard, quienes dejaron de ofrecer sus servicios para que se pudiera donar dinero a WikiLeaks. El grupo hacktivista conocido como Anonymous organizó ataques DDoS contra las empresas financieras que habían bloqueado su apoyo a WikiLeaks en la conocida como “Operación PayBack”. Como curiosidad, Anonymous también organizó en Enero la “Operación Túnez” que consistió en tumbar las páginas web del Gobierno como protesta por los casos de corrupción y torturas que el “Cablegate” reveló. Esto ocurrió pocas semanas antes de la Primavera Árabe, que comenzó precisamente en Túnez.

En Septiembre de 2011, WikiLeaks se había propuesto continuar publicando el resto de cables una vez depurados, pero una filtración parcial obligó a publicar la totalidad, lo que ponía en riesgo la vida de los nombrados por los cables. Los medios que habían colaborado en la publicación del “Cablegate” redactaron un manifiesto en el que retiraban el apoyo a WikiLeaks.

Dado los múltiples problemas a los que se enfrenta (y con Julian Assange, figura visible de WikiLeaks atravesando dificultades con la Justicia), en los últimos dos años WikiLeaks ha ido ofreciendo publicaciones con menor alcance mediático (no por ello menos importantes) sobre Guantánamo, Siria y los emails de la empresa de inteligencia Stratford (***).

Actualmente la situación de WikiLeaks es delicada: están sin fondos y sin modo de financiación, ya que sigue sin poder recibir donaciones. Su futuro es incierto, pero su legado ya es Historia en cuanto a la defensa de la libertad de información.

————————————————————————————

(*) Periodismo Humano publicó un artículo recomendable sobre el vídeo “Baghdad Airstrike”

(**) Para más información sobre la muerte de José Couso recomiendo el documental “Hotel Palestina“. A día de hoy, sigue el proceso de Justicia por el Caso Couso.

(***) Estos últimos documentos pueden ser vistos en España gracias a un seguimiento especial de los diarios  Público.es y “20 minutos”.

Entrada publicada en Sexta Columna el 22 de Septiembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: